Berlín: destino obligado, a pesar del bótox

Llegué a Berlín esperando ver una ciudad maravillosa, cargada de historia y marcas de guerra. No me equivoqué, pero me encontré con una ciudad nueva y reluciente, con un aspecto que seduce y confunde. Tiene un encanto inigualable, el urbano, el underground, ese que se respira en un ambiente bohemio y vanguardista como el de Williamsburg en Brooklyn, Nueva York. Pero algo…