La soledad de las cartas

—¡Hagan juego! La última carta volteada por la dealer no cambia mi estrategia ni augura un buen futuro. Una sensación de miedo y valentía se mezclan en mi cabeza mientras aprieto con las dos manos el matrimonio monárquico que tengo bajo ellas desde el inicio. Yo soy su fiel escudero y los defenderé hasta el…