La ciudad de Fez desde la perspectiva de Ali Bey hasta hoy

“Las calles son muy oscuras, porque no solamente son estrechas en términos de ser casi imposible marchar de frente dos hombres a caballo, sino también porque las casas, que son altísimas, tienen en el primer piso un vuelo o proyección que quita mucha luz, inconveniente que se aumenta con la especie de galerías o pasadizos que reúnen la parte superior de las casas por ambos lados. La situación de la ciudad sobre planos inclinados y la pendiente de casi todas las calles, que por otra parte no están empedradas, hacen su habitación muy incómoda, sobre todo cuando llueve; entonces no se puede andar por las calles sin llenarse de lodo hasta las rodillas. Sin embargo, cuando no llueve se mantienen bastante limpias, pues se tiene cuidado de no dejar inmundicias, pero su aspecto es siempre tan desagradable como en las demás ciudades de África, pues las forman las altas paredes de edificios que parecen arruinados todos. Muchos están apuntalados, casi todos sin ventanas y en las pocas que hay la abertura es del tamaño de una hoja de papel ordinario. El aspecto de las puertas es igualmente mezquino y grosero.”

Tomado del libro Viaje por Marruecos de Ali Bey.

       Grande fue el atrevimiento del testarudo viajero, escritor y explorador Ali Bey, al describir de esta manera a semejante joya de la arquitectura Marroquí, sin embargo quizás en estos días sería más acertado parte de su discurso debido a la contaminación ambiental que actualmente se observa en la ciudad.

       La ciudad imperial de Fez, fue declarada patrimonio cultural de la humanidad por la Unesco en 1981. Está considerada como el centro religioso y cultural de todo el país, es también la tercera ciudad de Marruecos con una población de aproximadamente dos millones de habitantes y además es cuna, de la primera institución educativa superior reconocida por la Unesco y el libro de Record Guinness: la Universidad de Qarawiyyin, que data del año 859. Este monumento es sin duda el más emblemático de la ciudad y el ingreso al recinto está limitado solamente a los musulmanes, por ser a su vez una mezquita sagrada. Otro de los lugares importantes a tener en cuenta para visitar son: la Madraza de Bou Inania, o el Mausoleo de Mulay Idrís. Fuera de la ciudad amurallada, podremos apreciar las puertas de bronce del Palacio Real,  visitar el barrio judío o la Ville Nouvelle (Ciudad Nueva).

      La medina de Fez el-Bali, está considerada como la medina más antigua y la zona peatonal más grande del mundo. Adentrarse en sus calles laberínticas es retroceder en el tiempo, ya que guarda el mismo estilo desde hace muchos siglos. Es comprensible que Ali Bey cuando describe la ciudad de Fez, hable de una arquitectura fría y tétrica con calles angostas y edificios sin ventanas que dejan entrar poca luz. Sin embargo, como lo cita en su libro, su estadía en esta ciudad se limitó al invierno, por lo cual no pudo apreciar de este tipo de arquitectura, diseñada pensando en los calurosos veranos  cuando la temperatura llega a más de cuarenta y dos grados Celsius. La medina se encuentra llena de bazares, los cuales en su mayoría fueron destinados a la gente local, que venía desde los pueblos cercanos a abastecerse de productos de pan llevar. El paso del tiempo, hace que día a día estos locales comerciales se conviertan cada vez más en tiendas turísticas de artesanía, joyería, artículos de decoración y más.

      Aquí también están ubicadas las famosas curtiembres de pieles, de donde salen los cueros marroquíes, convertidos en abrigos, carteras, maletines y un sinfín de productos. Al entrar a estos recintos es típico que los anfitriones ofrezcan una rama de hierbabuena a los visitantes, la cual servirá para tratar de disimular los fuertes olores que desprenden las tenerías. El espectáculo visual de las posas, los diferentes colores y la gente trabajando, forman un paisaje más que fotográfico de reflexión, por las condiciones laborales de los curtidores y el aspecto negativo de esta industria referente al turismo, la sociedad y la contaminación ambiental.

6  Recomendaciones para visitar Fez:

  1. La medina es realmente un laberinto, es recomendable acordar con la gente del alojamiento una guía que los recoja en la estación de bus o aeropuerto.
  2. Para conocer más de la historia y evitar el constante ofrecimiento de los guías informales que abundan en la medina es recomendable contratar un tour guiado.
  3. Los alrededores y afueras de la medina son una buena opción para salir del bullicio y conocer la zona no turística.
  4. Se puede visitar el río Fez, no es el clásico atractivo paisajístico pero su visita dará una lección acerca del grado de contaminación que están alcanzando algunas ciudades en el mundo, lo cual es importante conocer y divulgar para tomar consciencia y apoyar a la propuesta de rehabilitación de este río.
  5. Se puede rentar una bicicleta y recorrer la medina como lo hace la gente local.
  6. Se debe disfrutar degustando la gastronomía marroquí; uno de los lugares que no se debe dejar de visitar es el Café Clock y, si se cuenta con tiempo, hacer el taller de cocina que ofrecen.
Tenería de Fez | Tomado de: https://www.flickr.com/photos/zanthia/5176375760
Tenería de Fez | https://www.flickr.com/photos/zanthia/5176375760
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s