Merzouga: las puertas del Sahara

En el sureste de Marruecos, entre Rissani, Erfoud y Argelia, se encuentra la pequeña población de Merzouga, el pueblo más conocido de Erg Chebbi, que es como se conocen las dunas del Sahara.

La leyenda dice que los habitantes de Merzouga se negaron a darles posada a una mujer y sus hijos en medio de una fiesta. Alá los castigó con una gran tormenta de arena que cubrió el pueblo y dicen que desde ese entonces, todos los días al medio día se oyen los gritos de la gente pidiendo perdón. 6 Veletas no corroboró esta leyenda, lo único que oímos fue la música de tambores bereberes recibiéndonos con alegría.

Museo del oasis del desierto | María Antonieta García R.

En la puerta del desierto, Erfoud (o Arfoud), está ubicado uno de los hoteles más lujosos de la zona. Kasbah Hotel Xaluca Arfoud conserva la tradición arquitectónica de la zona, pues las paredes están hechas como las alcazabas (kasbahs): en fango, paja y vigas de palmera. La decoración es impactante, todos los detalles están realizados a mano por artesanos y artistas de la zona, por ejemplo los apliques en los baños son de piedra fósil pulida. En las cercanías se encuentra uno de los mayores cuerpos de agua de Marruecos, lo que es casi que una ironía. El lago el-Dajil se creó tras una crecida del río Ziz y actualmente es hogar de flamencos rosados y aves. La zona sobrevive con el comercio de dátiles, frutas y hortalizas, pero sobre todo es el turismo el que mantiene a los habitantes de la zona.

En Merzouga las ofertas turísticas de aventura son múltiples, 6 Veletas tuvo la experiencia con Group Xaluca. Mustapha nos llevó en carro hasta donde empiezan las dunas y desde allí llegamos en dromedarios a sus bivouacs, campamentos de haimas o tiendas, en el medio de Erg Chebbi. Nos recibieron con té de menta y una cena deliciosa. A pesar de que cada vez más hay turismo en la zona, vivir la soledad y romanticismo del desierto sin luz eléctrica mientras escuchas historias es único.

Preparando la excursión | María Antonieta García R.

En esta zona también se encuentra un tercer hotel de Xaluca (hay más en el resto del país). La Kasbah Hotel Tombouctou está decorada con lo mejor de la artesanía local y sus trabajadores no sólo son expertos sino también muy amables. Allí hay restaurante y Spa, pero lo más exótico es que ofrecen los masajes de arena, conocidos en todo el mundo por ser el mejor tratamiento para el reumatismo y males de los huesos. Nosotros nos acobardamos a la hora de hacernos el masaje, pues el calor era muy intenso y como es un tratamiento médico requiere de preparación previa como el ayuno.

Toda la experiencia de visitar Merzouga y dormir en el desierto hay que hacerla mínimo una vez en la vida, sentir el calor intenso y poder de la naturaleza en sus condiciones más extremas nos hacen bajar la cabeza y experimentar momentos inolvidables como dormir cobijados de estrellas. Es uno de los lugares con las condiciones más difíciles pero cuentan con un tesoro innegable, la fortuna de vivir cerca del uno de los lugares más hermosos e impactantes de la Tierra, el Sahara.

Desierto | María Antonieta García R.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s