Tamraght, spot de surf

Al borde del Atlántico, en la costa marroquí entre Aourir y Taghazout se encuentra el pueblo de Tamraght, conocido como la aldea banana o costa banana por las grandes plantaciones de plátanos que existen en la zona. A tan sólo 15 km al norte de Agadir, cuenta con un buen sistema de transporte público y taxis. Por ello, si en su itinerario está visitar Agadir, les recomendamos una excursión o escapada a la región más conocida para hacer surf del país.

captura-de-pantalla-2016-09-28-a-las-19-22-06
Clases de surf en la playa Imourane | María Antonieta García R.

Como comentamos en el post de Paradise Valley, nuestro itinerario inicial era otro: no entraba en nuestros planes conocer la costa sur marroquí (nos referimos a la costa sur una vez pasado el Atlas). La vida y los viajes son así, siempre hay que estar dispuestos y preparados para los cambios y ser capaces de adaptarse a las nuevos retos de la mejor forma posible. Así, en el camino de Essaouira hacia el famoso Paradise Valley, nuestro compañero Eduardo, el único con conexión a internet, se encargó de buscar un sitio donde pasar la noche.

Recomendación veletera: merece la pena comprar una tarjeta sim en Marruecos al menos para una persona del grupo, su precio es de dos euros y saca de algún apuro.

Soul House Morocco

El taxista, siguiendo las indicaciones que le iba dando por teléfono el encargado del hostal, nos subió por una carretera medio de asfalto–tierra. Ninguno sabíamos dónde estábamos exactamente. Al final de la calle vimos como alguien de pelo rubio medio largo levantaba la mano y nos hacia señas: era David, un chico inglés que creó junto a su novia el hostal Soul House Morocco en Octubre de 2015. Él, fotógrafo y surfista; ella, organizadora de eventos y amante del yoga. Acompañados por su perrita Soul, nos transmitieron desde el principio buen rollo, energía positiva y un trato muy amable en una casa de cuatro pisos, decorada con un toque muy surfero mezclado con diseño arabesco.

captura-de-pantalla-2016-09-29-a-las-17-25-04
La terraza de Soul House Morocco | Adriana Santiago

A la vuelta de la excursión de Paradise Valley, Holly y David nos tenían preparada una super barbacoa en la terraza. La cena no estaba incluida, pero por 50 dírham por persona cenamos de lujo. Ensalada, verduras, todo tipo de carnes y sandía fue el menú de esa noche. ¡Todo muy sano y sabroso!

captura-de-pantalla-2016-09-29-a-las-17-24-40
El equipo de 6 Veletas cenando | Soul House Morocco

Fue una de las noches más increíbles que vivimos en Marruecos: música ambiente de fondo, velas, la barbacoa encendida y nosotros tirados sobre los cojines, unos cuantos pufs y una hamaca colgada en la terraza que nos íbamos turnando. Sin duda alguna, Tamraght nos regaló una de las noches más espectaculares de nuestro viaje, ya que el cielo despejado nos dejó ver las estrellas y la Vía Láctea con claridad. Además, pudimos disfrutar del espectáculo de las estrellas fugaces. La noche parecía sacada de un cuento. ¡Unas vistas inmejorables!

captura-de-pantalla-2016-09-29-a-las-17-24-15
En la terraza observando las estrellas | Soul House Morocco

¡Surfeamos en Marruecos!

Al día siguiente los chicos salieron temprano con dirección Imlil. Nosotras aprovechamos para quedarnos un día más en Soul House Morocco, ya que era una gran oportunidad para conocer mejor la historia de estos dos ingleses que se han adaptado a la vida en Marruecos.

img_6001-1
David tumbado bajo la sombrilla | Adriana Santiago

A las 12:30 de la mañana ya teníamos bajo nuestros brazos las tablas de surf que alquilamos y seguíamos a Marouane, nuestro monitor de surf, hasta la playa Imourane, un spot muy bueno para aprender a coger olas ya que van entrando sucesivamente. Para los que son frioleros y no aguantan mucho tiempo dentro del mar, en Marruecos no tendrán problema, la temperatura del agua es cálida. Nosotras nos pasamos horas y horas cogiendo olas y tumbadas sobre la tabla disfrutando de las vistas, de la tranquilidad y del Océano Atlántico. De vez en cuando salíamos a descansar bajo la sombrilla, probamos el té de un vendedor ambulante y disfrutamos viendo a la pareja practicando otra de sus pasiones, el yoga.

img_5895
Holly y David haciendo yoga en la playa Imourane | Adriana Santiago

Otras actividades al alcance de los turistas y locales son el alquiler de quads o un paseo en dromedario a lo largo de la playa. Ademas, a 6km caminando por esta misma se puede llegar a la playa de Taghazout, considerada como la Meca del surf en África, donde se encuentra el famosísimo spot Anchoir Point o Punta del Ancla.

La playa cansa y nosotras llegamos agotadas de tanto deporte, pero se nos quitaron todos los males con el super plato de cuscús vegetal y dátiles que nos prepararon para cenar. ¡Yaaaaam! Todo una delicia, uno de los mejores que probamos en nuestra estancia en el país.

Por la mañana, el conductor con el que David había contactado la noche anterior nos esperaba en la puerta para llevarnos hasta Ouarzazate, donde nos volveríamos a encontrar con los chicos veleteros. ¡Otra aventura aguardaba!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s