Paradise Valley

Este pequeño paraje natural, en el que fluye el agua de una sección del río Tamraght en las montañas del Alto Atlas, no estaba dentro de nuestro itinerario inicial.

Ya saben que como veletas que somos nuestro rumbo siempre está guiado por el viento, abiertos a cualquier cambio por muy disparatado que parezca. Nuestro compañero Eduardo, miembro de 6 Veletas, nos reunió a todos en Essaouira y nos puso al tanto de la existencia de este supuesto paraíso marroquí.

Tras meditarlo bien con una lista de pros y contras, nuestro itinerario dejaba de ser Marrakech – Imlil para convertirse en Paradise Valley, un valle a unos 20 kilómetros de la ciudad de Agadir. He de admitir que, en esa lista lo que más nos convenció para cambiar de rumbo era el simple hecho de no volver a pasar por Marrakech; como ya saben fue algo estresante nuestra estancia en la ciudad roja. Además, nos pareció que era una oportunidad para ver una estampa de Marruecos completamente diferente a  lo que hasta entonces habíamos visto.

captura-de-pantalla-2016-09-28-a-las-17-49-14
Palmeral de Paradise Valley | Adriana Santiago

Essaouira – Paradise Valley

La mañana del 7 de julio, nos dirigimos a la estación de la Supratour (bus / guagua) para poner rumbo a Paradise Valley. Al enterarnos que no salía ningún bus hasta por la tarde, nos pusimos a negociar precios con los taxis. Pactamos el transporte hasta Paradise Valley por 600 dirham. En el trato entraba hacer una parada  en algún pueblo cercano para buscar un sitio donde pasar la noche. Esta historia se las contamos en el siguiente post: Tamraght.

Recomendación veletera: viajar siempre que se pueda en coche,  y más si se va en grupo. Sale 4 euros más caro por persona que ir en bus, pero es mucho más cómodo, rápido y te dejan justo donde quieres. Si vas en pareja ya se complica un poco el tema económico, a no ser que esperes a que el coche se llene con más gente.

Paradise Valley

Por fin llegamos después de cuatro horas, agotados por la paliza que nos metimos en el coche, sin comer y  con calor, al parking donde empieza el camino hacia el paraíso.

Aquello estaba lleno de coches y de motos, no caímos en que era festivo y muchas familias de la zona aprovecharon para pasar el día allí. Encontramos  varios chiringuitos a lo largo del río, pero recomendamos llevar agua fría y comida si tienen pensado pasar el día, e incluso si van para estar un par de horas como hicimos nosotros.

captura-de-pantalla-2016-09-28-a-las-17-54-04
Saltos de Paradise Valley | Adriana Santiago

La caminata es sencilla, 2 kilómetros sin complicaciones y bien señalizada. Enseguida nos encontramos con la primera poza donde se estaban bañando un grupo de niños y hombres. La primera impresión no fue muy buena, ya que aquello tenía pinta de ser un caldo, agua turbia y lleno de gente. Seguimos un poco más y aquello no cambiaba, no veíamos por ninguna parte las aguas cristalinas que aparecen en internet, ni la paz ni la tranquilidad con la que se describe el lugar en tantas páginas web. Parecía un parque acuático de Madrid en pleno julio–agosto. Decepción total, lo que veían nuestros ojos eran unos charcos con agua estancada. Nada de otro mundo.

Decidimos seguir caminando hasta el final en busca de los saltos. Aquello pintaba algo mejor, había menos gente, el agua parecía estar un poco más limpia y por lo menos estaba más fría que en los charcos del principio. Disfrutamos de los saltos y de lo bonito que es el lugar en sí, un valle lleno de palmeras, árboles y el río en medio.

No descartamos que Paradise Valley sea más bonito en otra época del año y con menos gente. Lo que más nos sorprendió fue la cantidad de basura acumulada por el camino entre las plantas. No llegamos a entender como un sitio así de bonito está tan mal cuidado. No nos cabía en la cabeza que en Marruecos no se permitiese la venta de bolsas de plástico, pero sí tener aquello así.

6 Veletas recomienda Paradise Valley si tienen pensado visitar Agadir, siempre y cuando no sea en los meses de julio y agosto.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. alteregomarruecos dice:

    Es cierto que en Marruecos hay un problema de contaminación, especialmente en lo que a botellas de plástico y latas se refiere. Para colmo no parece que las autoridades tengan mucho interés en cuidar ciertas zonas, incluso siendo muy turísticas o visitadas.

    Sin embargo, hay esperanza de que todo esto cambie en los próximos ańos, ya se están tomando medidas e intentando concienciar a la población mediante diferentes programas… no va a ser fácil ni rápido…

    Paradise Valley es un lugar encantador me ha gustado mucho vuestra entrada, ¡gracias y saludos desde Essaouira!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s