La caza de geishas en Gion

El barrio de Gion, en pleno centro de Kyoto, ha sido tradicionalmente el barrio de las geishas de la ciudad. Y actualmente es uno de los pocos lugares de Japón en el que siguen ofreciéndose sus servicios. Por ello, se ha convertido en un lugar de culto y de paso obligatorio para turistas y curiosos.

IMG_0783
Barrio de las geishas| Joseba Urruty

 

Basta con recorrer sus estrechas calles, ancladas en la edad imperial de Japón, para darnos cuenta de esto. Los turistas se agolpan en las calles, antaño pobladas por mercaderes y pequeños negocios tradicionales, como si de una gran avenida comercial de cualquier ciudad se tratase. Las cámaras de última generación se mezclan con las tradicionales casas de té, tiendas de parasoles y de dulces.

Pasear al atardecer por sus callejuelas se ha convertido en una odisea, una especie de safari en el que la presa a cazar está clara: una geisha auténtica. Auténtica porque geishas hay miles. Como las miles de tiendas turísticas que ofrecen convertirse en geisha por un día, otro reclamo más de la zona. Turistas disfrazados con trajes típicos, tomándose fotografías mientras esperan que la joven geisha aparezca, cabizbaja por la vergüenza del pase de modelos en el que se ha convertido la calle. El sonido de sus enormes plataformas de madera las delata, y sus pequeños pasos no la dejan huir de las miradas y los flashes de las cámaras.

Un murmullo recorre las calles. Gritos y dedos que señalan en la dirección en la que la joven geisha hace su aparición. La gente la espera e incluso la sigue por detrás, todo para conseguir una foto de un ejemplar salvaje en la naturaleza. Fotos a escasos cinco centímetros de su cara, teñida de blanco y maquillada como una princesa. Al igual que los paparazzis se agolpan y acosan a Brad Pitt o Paris Hilton al salir de sus casas. Ella avanza sin mirar a nadie, con la mirada fijada en el suelo y en avanzar lo más rápido posible. Al final de la calle un coche la espera. Una vez en él estará a salvo de las miradas y comenzará su trabajo: entretener con sus bailes, cantos y poemas al cliente que la ha contratado.

IMG_0792
Maiko | Joseba Urruty

 

Nuevamente vuelve la calma en las calles. Toca esperar a una nueva aparición pública de estas pequeñas muñecas de porcelana que todavía sobreviven en nuestros tiempos, supervivientes de una tradición fascinante que se han convertido en vulgares objetos turísticos. Uno no puede sino sentir un escalofrío por el respeto que siente a este tipo de tradición. Todavía hay quienes no hemos banalizado el respeto cultural.

Por cierto, algo que los turistas obvian al llegar aquí es que estas jóvenes normalmente no son geishas, aún, son maikos, aprendices que en un futuro tomarán el relevo de sus mentoras y serán por fin geishas. Tal vez entonces puedan huir y escapar de este photocall improvisado tan sensacionalista.

IMG_0700
Barrio de las geisahas de noche | Joseba Urruty
Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. harumi85 dice:

    Muy lindo artículo! Les dejo mi nota también sobre Geishas: https://niponageek.com/2016/07/28/el-mundo-de-las-geishas-y-los-hostess-club/ Saludos!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s